jueves, 24 de septiembre de 2009

Datos Curiosos Hinduismo

Una receta de belleza recogida en el Anangaranga, famoso libro erótico hindú, recomienda a
las mujeres que se pinten el rostro con cenizas procedentes de piras funerarias, recogidas dentro
de un cráneo humano.

Hasta hace muy poco, y siguiendo la tradición hinduísta, las niñas podían ser obligadas a casarse
a partir de los nueve meses después de la pubertad, es decir, a los ocho o nueve años.
Esta forma de matrimonio resultaba un cruel infanticidio, como lo confirma el censo oficial del
gobierno británico en la India realizado en 1921, donde se registraron 3.200.000 jóvenes muertas
durante el año anterior a causa de las brutalidades sexuales a las que fueron sometidas por sus
propios esposos.

Los joiníes, miembros de una secta religiosa originaria de la India, tenían formas muy curiosas
de suicidarse: se cortaban trozos de su propia carne y se los ofrecían a las aves de rapiña. Pero
su variante preferida era morir de inanición. Estas y otras prácticas de autosacrificio se
recomendaban en textos sagrados de los siglos XIII al XVII.

Los hindúes creen que cada gota de semen está formada por 1.000 gotas de sangre y que
cada hombre fabrica su semen durante la infancia. Éste permanece guardado en una especie
de reservorio, que está situado en la base del cráneo, y al llegar a la edad fértil el varón empieza
a tirar de las reservas. De esta manera, cuando se agota el "stock" el hombre muere.
Esta teoría explica por qué intentan, a través de complicadas técnicas de autocontrol, no eyacular
en la mayoría de sus relaciones sexuales y por qué solamente lo hacen cuando las necesidades
reproductoras son inevitables.

De cada 100 humanos, 21 son musulmanes; 16 somos laicos, no religiosos, agnósticos y ateos;
16 son cristianos católicos; 14 son budistas; 13 son hinduistas; 10 son cristianos no católicos y
10 practican otras religiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada